Visita a la comunidad de San Juan de Yanayacu en el Amazonas

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

En nuestro último día en el Amazonas estábamos en planta a las 6:00 de la mañana, nos tocaba desayunar a las 6:30 y antes teníamos que dejar las cosas medianamente recogidas, íbamos a visitar el pueblo de nuestro guía, la comunidad de San Juan de Yanayacu.

Tras el desayuno (tortilla, galletas, croissant, jamón…) emprendimos rumbo a ver animalitos, y la verdad, es que tuvimos mucha suerte, la Selva nos despedía dejándonos un buen sabor de boca. 

Vimos: 3 tipos de monos ( ardilla o fraile, mono capuchino y tres ejemplares del lindo mono musmuqui o mono nocturno), iguanas de cabeza roja, aves (tucán, tuquituqui, ave cornuta, mama vieja, locrero o ani, victor díaz…), caimanes flotando en la superficie, libélulas, saltamontes, mariposas, etc. Aprendimos un truco, sacar las fotos a través de los prismáticos (la calidad de nuestra cámara deja mucho que desear), por ello muchas de las fotos se ven a través de un circulito.

animales amazonas

Te dejamos un listado de los animales que tuvimos la suerte de ver y reconocer en estos 3 días, vimos más pero desconocemos los nombres.

Pasamos por lugares con tanto encanto que por momentos parecía que estabas dentro de la película de Avatar, con finas ramas o lianas, que contrastaban con los gruesos troncos colgando sobre la tranquila agua. Se supone que por aquí íbamos a hacer una travesía a pie pero estaba inundado, y eso que el guía hacía unos 10 días que había visitado el sitio y estaba transitable, nos quedamos con las ganas.

avatar amazonas

Proseguimos la ruta, René, tal y como había hecho en rutas anteriores, seguía abriendo camino con su machete. La primera vez dio impresión, luego te acostumbras al machete pero te sorprende lo rápido que crece la vegetación. 

despejando a camino a machete

Hicimos la parada en el pueblo que se llama San Juan de Yanayacu, en la etimología quechua Yana=negro y Yacu=agua, por tanto, Agua Negra, que es el color del río a través del cual se accede al mismo.

Este pequeño pueblo está poblado por unas 30 familias y está formado por humildes casas, aún así afortunadamente tienen dos colegios, uno para preescolar y otro para primaria, además de un “parque” con un columpio y un futbolín, con gallinas correteando por todos lados.

comunidad de San Juan de Yanayacu

Nos llamó la atención que aunque tiene un televisor de unas 42 pulgadas (René debe de ser el amo en su pueblo…) siguen viéndolo desde el suelo, puede ser que transportar un sillón durante unas 4 horas desde Iquitos hasta su casa no sea tarea fácil o simplemente querrán mantener algunas tradiciones…

En su casa, aprovechamos para comprar souvenir a su cuñada, no sin aprovechar las vistas que ofrecía la planta alta de la vivienda con una perfecta panorámica del pueblo. Los souvenir eran artesanías hechas con frutos y madera de balsa, muy originales, tenía por ejemplo: máscaras, figuras de perezosos (de la cual no pudimos resistirnos), muñequitas y también pulseras y collares. 

Todo el tiempo que estuvimos en el pueblo estuvimos rodeados de los peques del lugar, los niños de la casa de René (entre hijos y sobrinos) más otros curiosos que venían a ver quién visitaba el pueblo. La pena es que no nos comentaron nada y no les llevamos cosas, si lo hubiéramos sabido unos cuadernos de pintar y unas golosinas les hubiéramos llevado. Te dejamos el link de la página del Muyuna donde indican cosas útiles que se les puede llevar, que como está en inglés no lo vimos antes de ir…

niños pueblo yanayaku

Antes de irnos aprovechamos para sacarnos una foto grupal con nuestro guía.

grupo en el amazonas

Una curiosidad que nos contaron es que aunque a los indígenas se les llama Boras, a ellos no les gusta que la gente los llame así porque les suena despectivo.

Esta excursión fue la más larga de todo el tiempo que nos hospedamos, duró desde las 7:15 hasta las 12:15.

Al llegar al Lodge solo tuvimos 15 minutos para ducharnos los dos y recoger todo, no ayudaba que nuestra ropa siguiera húmeda, más peso para nuestras maletas.

Almorzamos al corre corre: ensalada de col, papas sancochadas, lomo saltado, huevos sancochados rebosados, judías y de postre un dulce de plátano.

Tocaba despedirse de una de las parejas con la que habíamos estado conviviendo esos 3 días de aventuras, Ana y Edu, ellos contrataron 4 días, así que les quedaba otro día para seguir disfrutando de la naturaleza. Luego nos fuimos de vuelta con la otra pareja, Prado y Javi, 3 horas en barco, haciendo la misma parada que a la ida para estirar las piernas, donde hubo de nuevo avistamiento de delfines. 

Llegamos a Iquitos y como teníamos que esperar dos horas hasta que nos alcanzaran al aeropuerto,  nos despedimos de Javi y Prado y nos fuimos a pasear por la zona. Iquitos es una ciudad donde las pequeñas casas de los lugareños se entremezclan con las grandes casas coloniales de la época en la que los europeos se afincaban para extraer el caucho de la selva. Donde predomina el triciclo como medio de trasporte terrestre.

Iquitos

Descubrimos un stand de movistar que estaba dentro de una tienda (que vendía motos, aparatos de música, televisores,…) donde nos facilitó el empleado una tarjeta para el móvil por solo 7 soles a la semana. Corrupción en Perú, utilizando su DNI nos hizo las dos tarjetas como si fuéramos peruanos.

Contentos con nuestro hallazgo (en el aeropuerto nos querían cobrar 50 dólares por lo mismo), ya estábamos preparados para la vuelta.

El Sr. Mario nos llevó en minibus al aeropuerto, donde tuvimos que hacer tiempo, el avión salía con retraso, así que tras cenar una pizzas y zumos, esperamos, en lugar de salir a las 20:15 salió a las 22:00, por suerte no nos afectó, no teníamos hospedaje, así que nos daba igual un aeropuerto que otro.

aeropuerto iquitos

En el avión, para un vuelo de 1:45 horas, nos dieron un pequeño bocadillo, una magdalena y algo para beber. 

En el aeropuerto de Lima nos dirigimos a una cafetería donde pudimos cargar las cámaras y tomarnos un par de tés calentitos, hoy NO DORMIMOS, nuestra guagua a Paracas sale a las 4:00 de la madrugada. 

Así que podría seguir contándote, pero… mejor separamos por días no crees?

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Responsable » Adrian Perez Santana. Finalidad » gestionar los comentarios. Legitimación » tu consentimiento. Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Lavenaviajera) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks. (https://raiolanetworks.es/aviso-legal/). Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies