Tour Full Day Cañón del Colca

Facebook
Google+
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

La profundidad del Cañón del Colca, con los majestuosos cóndores volando sobre tu cabeza, aguas termales y la Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca con llamas pastando, fueron los platos fuertes de este día en el que hicimos varias paradas más en el Tour Full Day Cañón del Colca.

Cuando uno cuenta sus experiencias hay días que cuestan redactarlos porque no son tan divertidos, son informativos, pero no son los que te ponen los pelos de punta, pero… amigos, este día no es uno de ellos, fue el día en el que Perú se “abría en canal” para mostrarnos la belleza de sus entrañas.

A las 3:15 de la madrugada nos vinieron a buscar, sí, a esa hora, porque en un día íbamos a hacer el Tour , ida y vuelta al Cañón del Colca, cuando hay otra excursión de dos días para hacer el mismo recorrido.

Contratamos con la empresa Tawantinsuyo Tour, por 55€ / persona (nos hicieron un descuento de 5 soles/persona) el tour incluye: guagua, guía, desayuno. No incluye: almuerzo buffet (30 soles / persona), entrada aguas termales (15 soles / persona) ni entrada al Parque: 70 soles / persona para extranjeros.

Richard (el guía), el chófer y nueve pasajeros más iban en el microbús en el que emprendimos el tour y a los 5 minutos hicimos una pequeña parada en la tiendita “el Búho”, para equiparnos contra el mal de altura. Nos compramos: un té de coca (2 soles), una bolsa de caramelos de coca (3,50 soles, buenísimos…) y un sobre con hojas de coca (2,50 soles). Con todo ello te adelanto que éste día evitamos este mal, es más, a mi me dolía la cabeza al madrugar tanto y se me pasó con tanto dopaje...

coca

Mirador de los volcanes

mirador de Patapampa

La primera parada fue en Patapampa, en el mirador de los Ándes o también llamado mirador de los volcanes, situado a 4.910 metros sobre el nivel del mar, para ver los volcanes: Misti (5.825 metros), Chachani (6.075 metros), Ampato (6.288), Sabancaya (5.976 metros) y Hualca (6.025 metros)

Amaneciendo, con la tímida luz del sol colándose entre las nubes, se nos presentaba una estampa original con un terreno volcánico donde los grandes volcanes se ubicaban al fondo.

Chivay

chivay

La siguiente parada fue en Chivay, para pagar el boleto turístico y desayunar.

Hay diferentes precios para el boleto: 70 soles para los extranjeros, 40 soles para los latinoamericanos, 20 soles para los nacionales y 5 soles para el estudiante nacional.

El desayuno lo hicimos en el hostal Sonqo Killa, un sencillo desayuno compuesto por: pan con mantequilla y mermelada, para beber: té, café y jugo de quínoa. Si te entra ganas de ir al baño no esperes uno general, te meterán en un cuarto en el que me juego la cabeza que la cama sigue calentita porque se acaba de ir su huesped, cuanto menos original…

El guía nos puso un nombre al grupo para poder llamarnos en las siguientes paradas, Tawa, que en quechua significa cuatro.

Durante el trayecto de ida en el microbús el guía nos fue dando pequeñas clases de historia, nos contó lo que se cultiva en el Valle: papa, quínoa, cebada, ajo y maíz. Nos habló sobre la danza del amor o también llamada Wititi, donde el varón se viste de mujer (con falda azul) para conquistar a su amada (con falda roja).

 

Y también nos contó que la mujer peruana mantiene, más que el hombre, la tradición en la vestimenta, hay dos tipos de sombreros, según el grupo al que pertenecen (los cabanas y los collagua), el Cabana, en funsión de la posición indica si es mujer casada o soltera, y el collagua, si tiene dos flores es soltera y con una indica que es casada.

 

gorros peruanos

El resto del trayecto fue amenizado con música andina.

Pueblito de Maca

pueblo de maca

En este pueblito la parada era sobre todo para comprar suvenir, por lo que nuestro rango de movimiento trascurrió en una larga calle llena de puestitos (donde al finalizar los puestos se encontraba la Iglesia de Santa Ana) había una gran variedad de regalitos: muñecas, carteras, gorros, ponchos, etc.

También, había unos cuantos animalitos, llamas y alpacas donde el turista aprovecha para poder tocar uno y sacarse una foto. Mateo era un bebesito de alpaca que estaba con su mamá humana y se daban besitos mientras él hacía un ruidito parecido a un gatito cuando ronronea de gusto, nos enamoró.

Mirador Antahuilque

 

Mirador de antahuilque perú

Durante el trayecto ya empezamos a visualizar unas “postales” preciosas, las montañas a lo lejos, inmensas, algunas con nieve en sus picos, y más cerca las llanuras, algunas “vírgenes” otras cultivadas a través de terrazas propias de los Incas, con llamas pastando.

Al llegar al mirador ya no nos creíamos lo que veíamos, era como una maqueta, una preciosa estampa que se situaba frente a nosotros con diferentes terrenos minuciosamente cultivados y en la profundidad del barranco, el río Colca.

Un poco de deleite y un par de fotos también… y de vuelta al microbús.

Cañón del Colca

 

cañón del colca

Y por fín llegamos a la parada clave de este día, el Colca, con un cañón de 4.160 metros de profundidad se convierte en uno de los cañones más profundo del mundo.

Disfrutamos tanto del grandioso Cóndor, como del gran paisaje que se nos presentaba con las verticales paredes del cañón, que hacía que las siluetas de los turistas que se congregaban en los miradores se vieran insignificantes.

Tras la clase avanzada que nos dio el guía aprendimos que el Cóndor es un ave que habita en Perú, Argentina, Chile y Brasil. Puede llegar a medir 1,42 metros de alto y 3,30 de envergadura y pesar entre 11 y 15 kilos, convirtiéndose en el ave más grande y pesada del planeta. Los machos tienen cresta y las hembras no, además, los machos más jóvenes son de un tono marrón, no negro, y todos tienen un “collarín” blanco.

Tuvimos mucha suerte, el día estaba despejado y además, pudimos visualizar unos 15 ejemplares, imagínate, después de la explicación buscando machos, hembras, jóvenes, adultos… estuvimos entretenidos…

Por lo visto son aves carroñeras que cuando la comida escasea van a la costa a alimentarse de la placenta de los leones marinos, upps no te avisamos, espero que no estuvieras comiendo…

En esta parada hay dos miradores, mirador de la Cruz del Cóndor, donde te deja el transporte que es un poco más alto y donde hay puestitos en los que comprar algo para picotear y suvenirs, pero también hay otro mirador más abajo, al cual se accede por un sendero de fácil acceso.

Creo que el segundo era mejor para verlos más de cerca puesto que vuelan por encima tuya, es una sensación bestial ver a esas aves tan grandes y fuertes a solo unos metros de ti.

En esta parada estuvimos entre 40 y 60 minutos, también es importante que sepas que hay baños (gratuitos), con la de horas que uno se pega entre trayectos y paradas… son necesarios.

Mirador de Tuntupay

mirador de tuntupay

Otra parada, fue en este mirador donde aparte de disfrutar de las hermosas vistas ya pudimos aprovechar para refrescarnos degustando jugo de sancayo, una fruta que sabe como el kiwi y que si lleva alcohol se llama sancayo sour. El vaso salió por 3 soles.

También había un pequeñísimo museo etnológico y arte nativo, poca cosa.

Hemos de comentarte que vimos como un lugareño tenía un biberón de leche preparado para que los turistas le dieran de beber a un bebé alpaca a cambio de un sol, después de la foto los turistas soltaban el biberón y venga otro… o peor, ninguno y el animal desesperado tirando para llegar al biberón que no alcanzaba, por favor, no fomentes este tipo de actividades.

Aguas termales, La Calera

aguas termales la calera

Unas 5 piscinas, construidas para mantener el calor del agua, a unos 38º, que proviene de las montañas, del volcán Cotallumi.

Estas piscinas se sitúan a ambos lados del río Colca (a 3.600 metros) y para moverse entre ellas hay que traspasar un puente colgante, y queridos amigos, que fríooo!! salir del agua calentita y pasar por ahí bien podría ser una tortura china… Pero vale la pena porque las piscinas que hay al pasar el puente están más calentitas.

En este complejo hay baños y zonas para cambiarse, así como taquillas tanto dentro del recinto como en las mismas piscinas.

Aquí estuvimos una merecida horita.

Cerca de las termas hay una tirolina, 1000 metros de largo y 30 metros de profundidad por 50 soles, ida y vuelta. Nosotros no la hicimos porque no nos dieron seguridad los palos desde donde se colgaba.

Almuerzo en Chivay

Regresamos a Chivay para almorzar en el Restaurante Sumac Wasi, un restaurante tipo buffet: rocoto relleno, pesque de quinoa, carne de alpaca, pastel de papa (patata), ensaladas, soltero de queso, ceviche de trucha, aunque también había espagueti, arroz, etc, además de postres. Por 30 soles por persona, con las bebidas a parte.

restaurante sumac wasi

Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca

Siguiendo en el trayecto de vuelta vimos algo curioso, pasamos de un día soleado a la nieve, vimos como las llanuras y las montañas se tiñeron de un manto blanco, para de nuevo ver el verde en los prados.

Mientras el resto de pasajeros, incluído el guía, dormían, yo cámara en mano (no podía dejar de fotografiar el paisaje) entre la nieve, a lo lejos, pude ver un grupo de vicuñas y la verdad que me sentí muy afortunada puesto que, a diferencia de las llamas y las alpacas, son salvajes y mucho más difíciles de ver.

vicuñas salinas y aguada blanca

 

La siguiente parada, la última de la excursión, fue en la Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca, unas lagunas de agua que se cuelan entre la llanura y las montañas de fondo que nunca faltan.

En esta parada, de unos 15 minutos, pudimos ver un buen rebaño de llamas, del Sr. Flavio, un anciano encantador con el que tuve la oportunidad de hablar sobre su actividad y él se interesó por nuestro viaje y de dónde veníamos.

reserva nacional de salinas y aguada blanca

 

A las 16:30 nos dejaron cerca de la Plaza de Armas de Arequipa y nada más bajarnos ¿a quién nos vimos? a Ana y Edu (una de las parejas con las que estuvimos los tres días en el Amazonas), lo flipamos!!!

No podíamos dejar pasar tal casualidad así que paseamos por la plaza y nos tomamos unas cervezas Cuzqueña y Arequipeña, ¡para qué elegir! En la azotea del Restaurante Sancollay (donde habíamos almorzado el día anterior) con las preciosas vistas de la plaza al anochecer.

vistas plaza de armas

 

Ya rotos, por el pedazo de día, y de regreso al hotel vimos un lugar donde cenar algo, nos pedimos unos salchipapas (6 soles) y un sándwich de salchicha (5 soles).

salchipapas y sandwich de salchichas

En el hotel pagamos los 202 soles / 2 noches, reservamos el taxi a las 6:30 para el día siguiente e hicimos el cheking para el vuelo, cansados pero emocionados nos íbamos a una ciudad nueva y no una cualquiera, a la maravillosa Cusco!!!

 

 

Facebook
Google+
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

Deja un comentario

Responsable » Adrian Perez Santana. Finalidad » gestionar los comentarios. Legitimación » tu consentimiento. Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Lavenaviajera) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks. (https://raiolanetworks.es/aviso-legal/). Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies