Delfines y ballenas en Gran Canaria

Facebook
Google+
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

Como regalito de reyes, me calló la posibilidad realizar un avistamiento de animales marinos en plena naturaleza. Realmente viviendo en donde vivo había visto los stand informativos en las zonas más turísticas de la isla y nunca me había llamado la atención porque pensaba que sería una “turistada” y que finalmente poca cosa se podría ver. Pero he de confesar que me sorprendió gratamente.

En nuestro caso, Adrián y yo, realizamos la actividad a bordo del Supercat:

Un catamarán, que incluye una guía, muy simpática y que habló en diferentes idiomas: Español, Inglés y Alemán, en Francés no hizo falta puesto que no había nadie a bordo. Además, de una bebida, refresco o cerveza, el resto de bebidas hay que pagarlas a parte.

La excursión comienza partiendo del puerto base de Puerto Rico, hacia el suroeste de la isla y dura unas dos horas y media. En ella nos explicó la guía que poseemos una gran biodiversidad marina con unas 350 especies, entre las que se encuentran: delfines, peces voladores, tortugas y ballenas. Los cuales se buscan con los ojos bien abiertos y atentos a las señales puesto que al estar protegida la zona no pueden usar radares.

Nosotros tuvimos suerte, porque si es cierto que avistar delfines es más probable, no ocurre lo mismo en el caso de las ballenas y nosotros si pudimos verlas, tres en concreto, distanciadas entre si y gracias a la exhalación del aire. A unos 40 minutos de la costa, nos quedamos con las ganas de ver sus colas como en los documentales pero si se veían fácilmente, eso si, las ves en una zona, permaneces inmóvil a la expectativa y sale por otro lado, no son estáticas…

Después del entusiasmo que nos causó este avistamiento y mentalizándonos que ya nos podíamos dar por satisfechos llegaron nuestro “amigos” los delfines. Los cuales, venían en grupos y se acercaban al barco para proseguir la ruta con nosotros. Era emocionante ver esto con tus propios ojos, además, el catamarán, por su forma, facilitaba verlos justo desde arriba. Yo había oído que de la bandada los que se suelen acercar son los adolescentes, que como en todas las especies, son los más atrevidos y curiosos, pero la sorpresa fue que apareció entre ellos una cría, y si… la emoción pudo conmigo y se me empañaron los ojos, soy así de delicada…

Por cierto, si mareas unas pastillitas no vendrían nada mal, yo no suelo marear pero después de estar un buen rato apoyada en la barandilla mirando para abajo con el vaivén de las olas… pues tuve que sentarme y quedarme tranquilita hasta regresar a la costa.

Por todo lo dicho, lo aconsejo cien por cien, puede que no corras la misma suerte que nosotros y no puedas ver las ballenas o que, por el contrario, tengas más y puedas, además, ver por ejemplo peces voladores, lo más probable es que los delfines si los veas, por que ellos son los que se van a acercar. Por tanto, si se puede ¿ vale la pena intentarlo no?.

Aquí te dejo un pequeño vídeo para que puedas disfrutar lo que nosotros tuvimos el placer de hacerlo en vivo.

Facebook
Google+
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

Deja un comentario

Responsable » Adrian Perez Santana. Finalidad » gestionar los comentarios. Legitimación » tu consentimiento. Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Lavenaviajera) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks. (https://raiolanetworks.es/aviso-legal/). Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies