Qué ver en Estambul en un día – Los imprescindibles!

Facebook
Google+
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

En septiembre fuimos a Estambul para que Adrián se realizara un injerto capilar, aunque estuvimos 3 días en el proceso de la intervención, no desperdiciamos la oportunidad de añadir un día más para hacer turismo por la ciudad y visitar los edificios más emblemáticos. Te mostramos qué ver en Estambul en un día, en este mismo orden, la ruta es la siguiente: la Mezquita Azul, Santa Sofía, la Basílica Cisterna, el Palacio TopKapi, el puente Gálata y la Torre Gálata.

Lo mejor de nuestra ruta es que la puedes hacer a pie, la Mezquita Azul y Santa Sofía están una en frente de la otra y la Basílica Cisterna cruzando una calle. Para el puente hay que caminar pero no es mucho, creo que en media hora te puedes poner y para la Torre lo único malo es que es cuesta arriba, pero tiene unas vistas estupendas de la ciudad, así que hay que subirla!

La ruta la organizamos para el único día libre que tuvimos, el domingo, si vas a ir te aconsejo que escojas otro día de la semana, el domingo no abren ni el Gran Bazar ni el Bazar de la Especias, nos quedó esa penita.

Nosotros usamos una app que se puede usar sin conexión y es con la que nos guiamos todo el día, Maps.me.

Siempre nos gusta contar un poco sobre los lugares que visitamos y aunque en este caso estuvimos muy poco tiempo, lo que no te deja indiferente de esta ciudad son los rezos que suenan cada par de horas y la belleza de sus mezquitas. Lejos de la creencia de que sus mujeres van todas ataviadas con la vestimenta musulmana la verdad es que hay de todo. La lira esta devaluada ,así actualmente el euro está a 6,96 liras, aprovecha para hacer tus compras!

 

 

Mezquita Azul – Sultanahmet Mosque

 

Mezquita Azul

Horario: 09:00-19:00 (cierra en horario de culto, de 12:00-13:45) – Gratis.

 

Para esta visita hay que tener en cuenta las indicaciones que hay en un cartel nada más entrar, donde informan: no hacer ruido, los visitantes usar solo el área para los visitantes,etc

Quizás lo más importante, la vestimenta, los hombres deben llevar una prenda que les tape hasta los tobillos y las mujeres también, unido a un pañuelo que les tape la cabeza y los hombros.

 

 

No te preocupes si no estás vestido para la ocasión porque a la derecha de la primera puerta de entrada hay un establecimiento que te presta tanto la falda amarilla (unisex) y el pañuelo celeste (mujer), gratuitamente.

 

 

También te dejan una bolsa de plástico para meter el calzado una vez dentro y te lo puedes llevar contigo o dejarlo en unos cajones ( una especie de zapateras ), que no están supervisados.

 

 

Tras unos 20 minutos de espera pudimos acceder a la mezquita, grandes techos con minuciosos azulejos hechos a mano, colocados armoniosamente, columnas y grandes ventanales con su forma característica y todo su suelo enmoquetado. También puedes ver la zona dedicada al rezo, esa que hasta el momento solo habíamos visto en TV.

 

 

Lamentablemente no pudimos ver la gran cúpula porque estaba en obras.

 

 

Santa Sofía – Hagia Sophia

 
Santa Sofía

 

Horario: 09:00-19:00 / Precio: 40 liras.

 

 

Esta cola va más lenta que la anterior, el motivo principal es que los “guías locales” que van consiguiendo clientes se saltan la cola y van directamente al mostrador… Así que si hay cola, que seguro que sí, ahórrate el tiempo y el sofoco (nosotros estábamos asados) y vete al Fast Track que hay justo antes de entrar y paga las 60 liras. Nosotros nos dimos cuenta poco antes de entrar y estuvimos 40 minutos en cola.

 

 

Después de pagar la entrada hay un control de seguridad y luego un quiosco donde puedes comprar un audio-guía y un folleto por 30 liras, haciendo otra cola, por lo que preferimos entrar a ciegas ya… aunque al poco vimos un mapa con la numeración de las cosas que componen el museo.

 

 

Desde el exterior ya nos resultó más llamativa Santa Sofía, supongo que es porque ofrece una mejor perspectiva y tiene un bonito color salmón, además, verla a través de la fuente del parque le daba su toque.

 

 

Su interior no defraudó, con tonalidades doradas, unas grandes lámparas que colgaban de sus inmensos techos, mezclando culturas musulmana y cristiana (había un altar incluso), además, puedes subir a la segunda planta y tener una visión general, aunque lamentablemente también habían obras en su interior.

 

 

Esta construcción primero fue una iglesia, luego una mezquita y actualmente es un museo, es por ello por lo que aquí no existen las restricciones anteriores en la vestimenta ya que no es una mezquita activa.

 

 

La Basílica Cisterna

 

la basílica cisterna

 

Horario: 09:00-18:30 / Precio: 20 liras.

 

 

La cola aquí fue rápida y una cosa a tener en cuenta, los folletos informativos están en las escaleras de salida, no se entiende su ubicación pero te lo comentamos por si lo quieres coger antes de empezar el recorrido.

 

 

La Cisterna Basílica o también llamado el “Palacio Sumergido” fue construido con la intención de proveer el agua que necesitaban en los palacios y otros edificios.

 

Este lugar nos gustó más que las visitas anteriores, aun sin agua, sus 336 columnas de casi 9 metros, eran bestiales, si eres capaz de obviar a los turistas y centrarte en lo que se ve y los rezos de fondo, podrás tele-transportarte en el tiempo.

 

 

Hay dos columnas que en su parte inferior tienen una cabeza de medusa, una de lado y otra boca abajo, todavía hoy se barajan diferentes teorías de cómo llegaron ahí y el porqué de su existencia, las monedas que hay a su alrededor, los turistas se las echan como en las fuentes, buscando la suerte.

 

 

Dentro de la Basílica hay una zona donde sacarse fotos con la ropa típica de la época y un escenario particular, no es de nuestra devoción pero hay gustos para todo.

 

 

Una anécdota que no podemos dejar pasar, es que cuando llegamos al hotel por la noche echaba en la televisión la película Inferno, de Tom Hanks, justo en la parte en la que intentan impedir que explote la bomba en la Basílica, y claro, después de verla en vivo, verla en la película… mola!!!

 

 

Palacio TopKapi

 

Palacio Topkapi

Horario: 09:00-19:00 / Precio Palacio: 40 liras y Precio Haren: 25 liras

Recorrer el Palacio llevaba su tiempo y dado que en un día eso es lo que no tienes, nos quedamos con las ganas de entrar y verlo, ya que se comenta que es muy hermoso.

Lo que si hicimos fue pasear por sus jardines, habíamos leído que eran muy bonitos pero… ir solo para eso no lo recomendamos, porque aunque su entrada es gratuita solo hay césped, un par de árboles y alguna cafetería.

Vimos que había también un museo arqueológico, al que tampoco accedimos porque se nos echaba el tiempo encima.

El Puente Gálata

 

puente Gálata y puerto

Al llegar al puerto puedes sentarte a ver el Skyline que ofrece desde el Bósforo y el no parar de los barcos, llenos de turistas que quieren tener otra perspectiva de la ciudad, mientras aprovechan de alguna comida y espectáculo en vivo.

Hay muchos puestos con piña asada (riquísima, saladita), bocadillos de pescado (…), rosquillas, etc.

El puente se puede cruzar a pie y así aprovechar la perspectiva desde el otro lado.

Cientos de pescadores asoman por el borde del puente y aunque ésta es una estampa muy bonita, lo que hubiéramos preferido ahorrarnos era ver que el agua estaba llena de basura (hasta una rata en descomposición vimos..) y encima sin respetar el tamaño de la captura. No se si es porque vivimos en una isla y podemos comernos un bocadillo de pescado en cualquier momento, que preferimos no comer nada pescado en esas condiciones.

Nosotros preferimos seguir caminando y traspasar el puente, dirección a la Torre Gálata.

Tras la visita de la torre, ya de noche, regresamos por el mismo puente y la verdad es que ver la iluminación del puerto, sus puestos y barcos es bastante bonito.

Torre Gálata

Torre Gálata

Horario: 09:00- 20:00 / Precio: 35 liras y Helicóptero en realidad virtual: 12 o 15 liras (es opcional, nosotros no lo hicimos).

Las vistas aquí son preciosas, espectaculares, nos alegramos de haber aguantado los 45 minutos que estuvimos en la cola. Hay que calcular la hora de cierre, si vas para ver la puesta del sol (que en esta época era sobre las 19:30) porque si apuras mucho te puedes quedar fuera.

Se sube en ascensor y luego hay una pequeña escalera de caracol que resulta agotadora cuando has tenido que ir cuesta arriba hacia la torre, esperar en la cola de pie y luego subir escaleras con la presión de la gente que va subiendo detrás tuya, pero vale muchísimo la pena!

Hay una visión de toda la ciudad: el Bósforo (el estrecho que separa la parte Europea de la Asiática en Estambul), los puentes (entre ellos el Puente Gálata), las mezquitas (que a medida que cae el sol empiezan a iluminarse)…

Hay que buscar un hueco y disfrutar de la brisa mientras alegras la vista.

Dentro de la torre hay un restaurante y en los alrededores también hay bares, cafés, restaurantes y venta ambulante de comida.

Para ser sincera escribir sobre esta escapada no ha resultado muy fácil, no se si el que a priori no es un destino que hubiéramos elegido en este momento, o que nos estafara un taxista en este día (el único que estuvimos por nuestra cuenta, el resto estuvimos entre el hotel y la clínica en coche privado), o el vacío que algunos camareros y personal sanitario me hicieron a mi (Aroa)… pero nos dejó una sensación agridulce.

Supongo que debemos volver a un país musulmán, con los ojos bien abiertos pero con más tiempo para formar una idea con más conocimiento del lugar, porque no cabe duda que historia tienen un rato.

Facebook
Google+
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

Deja un comentario

Responsable » Adrian Perez Santana. Finalidad » gestionar los comentarios. Legitimación » tu consentimiento. Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Lavenaviajera) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks. (https://raiolanetworks.es/aviso-legal/). Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies