¡Lo mejor de Filipinas! Canyoneering en las Kawasan Falls

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Día 5

A las 7:00 de la mañana nos levantamos para recoger todo y desayunar. A las 9:00 nos fuimos, ya con nuestras mochilas, fuimos los únicos que hicimos la actividad de canyoneering en las Kawasan Falls con nuestro guía. Nos daba respeto porque al tener poco inglés teníamos la intención de ir copiando lo que fuera haciendo el grupo, pero finalmente no hizo falta, nuestro guía Jimmy era muy enrollado y nos entendimos bien.

Antes que nada comentarte que nosotros reservamos la actividad junto con el hotel Tipolo Beach Resort, vía email desde casa, con el grupo Planet Action Adventure, a través de la página: http://www.action-philippines.com/ .

Jimmy nos indicó el mini vehículo donde debíamos subirnos con nuestras mochilas y donde posteriormente éstas se quedarían hasta que termináramos la actividad. Se quedó a cargo de todo otro chico que aguantó las horas como un campeón.

Al bajarnos solo nos llevamos la ropa y la cámara acuática, pero también vimos gente que llevaba su móvil con los forros que los protegen (al inicio del recorrido los venden) y dinero para comprar algo para picotear que no está incluido en la actividad.

En una moto de cross nos llevaron a Adrián y a mí, el guía fue en otra, hasta una zona donde nos apuntamos (cada actividad y zona que visitas debes de apuntar tus datos: nombre, país y firma) y nos fuimos rumbo a lo desconocido… Llovía a cántaros pero fue parando y afortunadamente el resto del día estuvo despejado.

Primero recorrimos caminos que estaban embarrados y había que ir agarrándose a unos troncos en forma de barandillas. Luego ya empezó lo maravilloso, el descenso por la cascada.

La actividad de Cayonnering en las Kawasan Falls la recomendamos 100%. Es lo mejor que he disfrutado nunca, un paisaje de ensueño, parecía como el de los cuentos de hadas, el color verde de los árboles que acompañaban todo el camino, con agua celeste, clara y dulce, a unos 24 grados. Mariposas revoloteando, unas grandísimas de color negro y blanco en el pico inferior de sus alas, con un toque rojo en el medio que sólo se apreciaba cuando eran del tamaño de una mano. Otras mariposas, más pequeñas, de color naranja y otras amarillas. Unas especies de libélulas azules, sentía que en cualquier momento podía salir cualquier ser animado de entre las rocas.

El ruidito del agua cayendo, formando saltos de agua y cascadas, olor a naturaleza con una temperatura agradable, incluso después de habernos llovido.

Disfrutando del paisaje, los guías iban buscando caminos alternativos para ir caminando con los grupos por diferentes sitios.

Nos tiramos por zonas que parecían un tobogán, otras a saltos, otras acostados de espaldas, alguna zona parecía un yacuzzi y en otras simplemente aprovechabas para relajarte haciendo el Cristo.

Los saltos eran de diferentes niveles, desde los 2 metros hasta los 12.

Kawasan falls

Es una actividad que para hacerla deben gustarte las aventuras, pero también debes saber que si no te ves preparado para hacer algún salto no hay ningún problema, siempre hay caminos alternativos. La mayoría de saltos o no los hacía o buscaba bajar algún metrito para que me diera menos impresión, lo que pasa que en el penúltimo me vine a arriba tras la frase célebre de mí querido novio: ¡¡LA VIDA ES UNA!! y salté los 10 metros. Todavía no sé ni cómo me atreví.

Para nosotros fue lo que más nos gustó del viaje, y lo recomendamos. No solo ir a la gran cascada a pasar el día, sino hacer el recorrido, puesto que cuando lo haces, con todo lo impresionante que has ido viendo por el camino, cuando llegas a ella ya no te sorprende tanto. Los 2.900 php/persona (45€/persona) que costó, muy bien empleados.

Sobre las 14:00, ya íbamos saliendo de la ruta, regresamos a nuestro vehículo para coger las maletas, fuimos a un baño a cambiarnos y de ahí el guía nos llevó a almorzar. Comimos unas especies de tallarines con verduras, un crujientito muslo de pollo acompañado con arroz blanco y unas merecidas cervecitas. El almuerzo estaba incluido en la actividad y se realizó en un restaurante situado a orillas del mar.

almuerzo filipinas

Al finalizar el almuerzo Jimmy nos indicó dónde debíamos coger la guagua (bus) con destino a Bato, que duró poco más de una hora y costó 61 php por persona. En la estación de Bato cogimos otra guagua con destino a Oslob, duró unos cuarenta minutos, a 40 php por persona.

En la guagua hay un empleado que controla el pago y las paradas que necesita cada pasajero por lo que nos avisó en la misma puerta del hostal.

El hostal: Sharky Hostel, 800php (13€/noche), una cabaña, con una cama de matrimonio, un enchufe y una mosquitera muy necesaria, puesto que la parte superior, entre la pared y el techo es abierta, además, de una luz de emergencia. Los baños son compartidos pero cómodos, puesto que hay un par de WC, cada uno en un cuarto cerrado y al igual la ducha, aunque también hay una al aire libre. El lavamanos si es al aire libre. Había la posibilidad de compartir camas en una habitación común, más económicas todavía.

sharky hostel filipinas

La recepcionista (suponemos que era la dueña porque allí estaba toda la familia, el marido y la hija) es una señora muy amable, nos dirigió a la cabaña y nos informó que en la carretera principal había restaurantes para cenar.

Se fue la luz, común en Filipinas por lo que íbamos viendo, nos comentaron que podía ser causa de un árbol caído sobre los cables de la luz y que volvería en un rato. No teníamos batería en la cámara, ni en los móviles, así que esperábamos que así fuera. Ahí entendimos el por qué teníamos luz de emergencia en la habitación.

Fuimos a cenar a La Terrasse, a la luz de un par de focos, comimos pizza de pollo y de atún (suponemos que las hicieron con bombona de gas), helado de chocolate para cada uno y agua por 710 php (11,58€).

Regreso al hostal, seguía sin luz, nos acostamos pronto, a las 20:22. De madrugada regresó la luz por lo que confirmamos que todo se estaba cargando correctamente. Les dimos las buenas noches a los gallos que estaban a par de metros de la cabaña, que nos estuvieron amenizando la noche y seguimos durmiendo.

Aquí te dejo el vídeo de nuestra aventura en las Kawasan Falls.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Responsable » Adrian Perez Santana. Finalidad » gestionar los comentarios. Legitimación » tu consentimiento. Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Lavenaviajera) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks. (https://raiolanetworks.es/aviso-legal/). Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies