¿Cómo sobrellevar un vuelo de 12 horas? y llegada a Lima

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Después de un vuelo de 3 horas de Gran Canaria a Madrid, nos tocó el vuelo de 12 horas desde Madrid hasta Lima. Si nunca has cogido este tipo de vuelo te cuento cómo es y qué hicimos en este caso para entretenernos.

En este tipo de vuelos los aviones están muy bien equipados. Por un lado, en el respaldar del asiento de delante hay una pantalla personal para ti, dónde hay: películas nuevas, series, música, documentales y juegos (solitario, sudoku, tetris, etc), con una sección adaptada para niños, donde puedes elegir el idioma. Además, la información del vuelo: altura, itinerario, tiempo restante…

 pantalla del avión

En tu asiento tienes una pequeña almohada y una manta que te prestan. Y al poco de sentarte ya pasan los azafatos  con auriculares que te regalan para poder utilizar la pantalla.

Las comidas están incluidas en el billete, si bien no es la más sabrosa, te garantizo que hambre no pasarás, te sientes que te están cebando para cocinarte en Navidad… Las bebidas: agua, zumo, refresco, incluso cervezas y vino son barra libre, al igual que los frutos secos.

También facilitan prensa de manera gratuita, periódicos noticieros y deportivos.

Pasan “la declaración de aduana” para que la cumplimentes, a veces te piden que la cumplimentes si o si y otras sólo si tienes algo que declarar.

Salimos a las 13:20, con 20 minutos de retraso, y a la hora ya nos sirvieron el almuerzo, nos dieron a elegir entre pollo y pasta.. “Yo quiero pollo”… al palo… siempre lo que pido se ha agotado, “pues dame pasta”… 

 

Una peliculita para ir amenizando el rato, mientras pasaron los azafatos con la venta a bordo. Esto es: hay unas revistas de comida o de artículos debajo de la pantalla, con precios que no se corresponden ni con el país de origen ni con el de destino, desorbitados.

Tras la comida, se apagaron las luces, nos indicaron los azafatos que bajáramos las ventanillas y en total oscuridad ya te puedes imaginar, reclinas tu asiento, te colocas la almohada y la mantita y cuando acaba tu peli… tus parpados también se bajan..ya quedan 9 horas!

Al abrir los ojos, después de dormir un poco y de dar un par de vueltas en el asiento, ya solo quedaban 6 horas! Momento en el que se acercaron los azafatos con el snack de tarde: un sándwich de pavo con crema de queso y pasas y un zumo. Hora de ver otra película.

Cuando acabó la peli quedaban 3:38 horas, así que era un buen momento para hacer estiramientos. En este tipo de vuelo uno termina molido, así que te aconsejo que en los huecos que se forman entre el baño y la zona donde están los azafatos, aproveches para estirar y hacer movimientos. También puedes pasear por los pasillos pero personalmente me da más cosa con la gente durmiendo.

Después de la tercera peli, si la tercera…quedaba casi una hora para aterrizar cuando llegó…umm ¿la merienda? en Canarias serían las 23:00 mientras que en Lima las 17:00… Un bocadillo de jamón y queso, un kit kat, un yogurt y un dulce.

Llegamos a Limaaa! estaba anocheciendo y la primera impresión fue extraña, las viviendas que se veían desde el avión parecían a medio hacer, algunas sin ventanas, nos dio una impresión rara, contrastaba con las bellas montañas nevadas que se veían desde lo alto.

Habíamos leído que la ciudad es peligrosa de noche y más el barrio en el que nos alojamos, a solo 5 minutos del aeropuerto, pero lo queríamos cerca del aeropuerto puesto que salíamos al día siguiente hacia Iquitos.

Al llegar queríamos hacer dos cosas en el aeropuerto. Una, comprarnos una tarjeta para el móvil pero salía 49 dólares para 7 días, preferimos esperar y buscar otro sitio. La otra era cambiar dinero, vimos que la ventanilla que hay en la recogida de equipaje era más rentable (1,00€ a 3,60 soles) que la ventanilla que estaba fuera (1,00€ a 3,30 soles).

En el aeropuerto dimos varias vueltas hasta que por fin vimos el nombre de Adrián en un letrero, nos fue a buscar el Sr. Julio, el dueño de nuestro hospedaje.

Nada más coger el coche vimos mucho tráfico, guaguas repletas de gente (no cabía ni un alma), tuc tuc por doquier, transeúntes, etc, un caos pero sin ningún percance. 

Nuestro hospedaje fue B&B Cusing Wasi, que según nos explicó el Sr. Julio en el idioma quechua, Cusing significa alegría y Wasi significa casa. Nos costó 44 dólares la habitación, más 15 dólares el trayecto de ida y vuelta al aeropuerto. Teníamos 3 camas… y un baño,  estaba todo limpio y nuevo, de hecho seguían reformando el patio. Y un servicio personalizado.

b&b cusing wasi

Aclarar que en Perú todos los alojamientos que cogimos tenían el desayuno incluido, aunque en muchas ocasiones, como en este caso, al madrugar nos quedábamos sin aprovecharlo.

Tras dejar las maletas salimos a buscar algo para comer, habían sitios muy cerca, en plan: un chino, una pollería, locales con comida peruana… pero la verdad es que fue atrevido por nuestra parte, habían personas en sus coches con malas fachas que nos miraban cual león mira a su presa… finalmente, compramos para llevar en el KFC y regresamos a paso ligero…

La cena nos costó 31 soles, incluía un menú cada uno con: 2 piezas de pollo, papas y bebida.

Acordamos con el Sr. Julio estar preparados a las 4:45 para que nos llevara al aeropuerto, ahí comenzaba nuestra aventura, y ahora puedo decir, que las horas de vuelo, el tiempo empleado en organizarlo y el dinero gastado no ha sido en vano, fue una inversión donde ganamos unos paisajes, unos conocimientos (sobre los Incas) y una experiencia maravillosa.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

2 comentarios en “¿Cómo sobrellevar un vuelo de 12 horas? y llegada a Lima”

  1. Jajajajaa… me ha hecho gracia la forma en que se van restando horas de vuelo… ¡parece no acabar nunca!!! Tal y como pasa cuando estás ahí arriba… jeje
    Nosotros, aparte de las pelis, de vez en cuando echamos partidas al Tetris uno contra otro. Yo me echo algún sueñecito que otro (tengo mucha facilidad) lo de Katz ya es otra historia… ¡le cuesta un montón!
    Sigo leyendo… ¡buen trabajo! ¡Me gusta!!!

    • Hola Saioa, que suertuda!! Para dormir, de regreso del viaje, muertita, es cuando puedo pillar algo el sueño, al ir entre la emoción y tal.. es más complicado jeje. Tomo nota en lo de jugar a dos ;).Muchas gracias por tu comentario. Espero que te haya gustado lo que hayas seguido leyendo!

Deja un comentario

Responsable » Adrian Perez Santana. Finalidad » gestionar los comentarios. Legitimación » tu consentimiento. Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Lavenaviajera) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks. (https://raiolanetworks.es/aviso-legal/). Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies