Cebú – Moalboal – Banco de sardinas

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Día 4

A las 7:30 de la mañana nos levantamos para avisar al hotel nuestra intención de posponer la actividad de Canyoneering en las Kawasan Falls, necesitábamos las lentillas y yo el calzado, que estaban en nuestras mochilas. Además, debíamos así ampliar la estancia una noche. No hubo problemas, es más, salimos ganando con el cambio, puesto que nos trasladaron a una habitación con cama de matrimonio.

Desayunamos en el hotel, huevos revueltos, jamón, (beicon en el caso de Adrián) queso y unas tostadas con mermelada y mantequilla. En medio de este, se acercó Ana, una chica con raíces españolas (Vigo) pero que había vivido en México y actualmente en San Diego.

Estuvimos hablando y nos contó que muy cerca del hotel, en la playa Panagsama Beach, se podía avistar un banco de sardinas y que además ella tuvo la suerte de ver dos tortugas.

Después del desayuno emprendimos rumbo, según sus indicaciones pasamos por una calle con puestos y nos metimos por donde nos indicaba un letrero (This way) que estaba la playa. Pasando un mural donde todavía estaba trabajando un pintor local dándole vida, dibujando la fauna marina autóctona. Llegamos al lugar donde se arrendaban las gafas y el tubo, por 100 php cada juego. Aquí te dejo el recorrido para llegar.

Camino a Panagsama beach filipinas

En la playa pudimos apreciar cómo iban y venían barcos con turistas que iban a hacer la misma actividad que nosotros, lo cierto, es que lo habíamos visto en internet pero no teníamos ni idea que la playa quedara tan cerca del hotel (Tipolo Beach Resort).

Dejamos nuestro montón de ropa, playeras y gafas en un lado de la playa y nos adentramos en el agua, pudimos ver: estrellas de mar azules, estrellas marrones y amarillas, peces “nemo”, y una gran variedad de peces que desconocemos: blancos y negros, azules, verdes fluorescentes y un montón de corales de diversos tamaños y colores.

Fondo marino Panagsama beach

Y ¿cómo no? Vimos la joya de la corona: un enorme banco de sardinas que se movían al mismo son, como si estuvieran bailando al mismo compás, formando remolinos, meciéndose con las olas. Te podías acercar todo lo que quisieras que sino las tenías delante era porque empezaban a rodearte. Una sensación emocionante y a la vez con un poco de miedo, cuando veías que la oscuridad que formaban se disipaba de golpe, tal y como ves en los documentales cuando les ataca un depredador… Y tú ahí, indefenso, con los ojos bien abiertos, mirando hacia el hueco que se había formado y… menos mal, no había nada, escapaste loco esta vez…

Como nos tocó un día con el agua un poco turbia las fotos no muestran la grandeza del momento.

Banco de sardinas Moalboal

Después de este espectáculo que disfrutamos durante un par de horas, decidimos salir, y ¿adivinas? Nuestras cosas seguían en su sitio, en la misma postura, tal y como las habíamos dejado, no sé que me deja más confusa, si el que me extrañe que todo esté intacto o el que al estar intacto me sorprenda.

Almorzamos unos pescaditos fritos con arroz y volvimos al agua, necesitábamos ver tortugas. De camino a la playa una chica que vendía souvenirs, tenía figuritas de tiburones ballena, hechas de madera, elegimos un par de ellas y le pedimos que añadiera el nombre de filipinas para cuando regresáramos comprarlas.

En este segundo intento tampoco pudimos ver las tortugas. Pero aclaramos que al bajar la marea (en este caso fue por la tarde) el acceso desde la orilla se complica, puesto que hay piedras y algunos corales están casi desde el inicio y aunque al meternos pudimos hacerlo medio deslizándonos, al salir nos vimos jodidos para hacerlo sin tocar los corales, hay que ir más hacia el lado derecho de la playa.

A las 18:00 devolvimos las gafas y tubos y de regreso al hotel nos encontramos con la chica de los souvenirs, le dijimos que íbamos al hotel a por el dinero y cuando regresáramos nos llevábamos lo que habíamos elegido, pero ella insistió que nos lo lleváramos y que luego le pagáramos. Este exceso de confianza empezaba a hacer que dudara de mi mentalidad occidental.

Regresamos al hotel, nos cambiamos rápido y volvimos al puesto, donde una vez saldada nuestra deuda y con más tranquilidad elegimos alguna cosilla más.

Luego nos dirigimos al Chili Bar, habíamos leído buenos comentarios sobre el sitio y la verdad, no defraudó. Un bar-restaurante, con buen ambiente, situado encima del mar, con buenas vistas donde puedes disfrutar del anochecer mientras te echas un billar. Nosotros nos tomamos unas piñas coladas y regresamos al hotel.

Chili bar Moalboal Filipinas

Tal y como nos habían informado en el aeropuerto en el día anterior, se suponía que ese día nos llegaban las maletas, por lo que esperamos más de una hora en la recepción y la recepcionista no aparecía, tampoco estaban nuestras maletas a la vista. Decidimos cenar para hacer tiempo, no entendíamos que iba a pasar si ya no había recepcionista y el chico de seguridad llegaba más tarde. Comimos unas pizzas de atún (no de lata) en tacos y pan de ajo.

Finalmente sobre las 22:35 recibimos nuestras mochilas, llegaron en una moto con dos personas, que ilusos, nosotros mirando cada triciclo y coche que pasaba. Firmamos el ok, solicitamos el móvil de Adrián y tras abrir nuestras maletas nos acostamos a dormir, ahora sí, más tranquilos. Por fin, ya podíamos seguir con nuestras ruta organizada.

Mochilas perdidas

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Responsable » Adrian Perez Santana. Finalidad » gestionar los comentarios. Legitimación » tu consentimiento. Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Lavenaviajera) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks. (https://raiolanetworks.es/aviso-legal/). Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies