Bañarse en el AMAZONAS y no morir en el intento!

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Nos esperaba un gran día, lleno de emociones, con objetivos claros: conseguir avistar delfines rosados, un chapuzón nada menos que en el Amazonas, pesca de pirañas y excursión nocturna por la selva, el día prometía y no defraudó.

A las 6:30 empezamos el desayuno, en el buffet había entre otras cosas: tortilla, pollo frito y fruta. 

Primer tour

Delfines rosados y baño en el Amazonas

A las 7:00 empezamos el primer tour del día equipados con ropa de baño y unas toallas que nos prestaron en el Lodge.

Poco a poco fuimos avistando de manera improvisada una gran variedad de fauna: un par de monos tocón, varios perezosos (incluso una pareja que se mantenía abrazada), un par de iguanas, varias mariposas (amarillas – negras y amarillas- naranjas, blancas y negras) y muchos tipos de aves (buitres, garzas, tucán, el águila mama vieja, etc).

fauna amazonas 

Tras un paseo en el que vimos algunos ejemplares hicimos una parada a un lado del río, quietos observando, pudimos apreciar al magnífico delfín rosado, un mamífero que habita en las aguas del amazonas. Estos pueden medir hasta 2,5 metros, tienen un hocico alargado con dientes puntiagudos. Aunque son animales lentos, más lento es el ser humano para poder capturar una instantánea… pendientes de oírlos cuando salen a respirar, casi manteniendo tu propia respiración, esperas paciente pero solo logras verle cuando ya está de vuelta al agua…

Nos contó nuestro guía René que hay una leyenda sobre el delfín rosado y es que por lo visto creen que en las noches de luna llena, el delfín macho, se convierte en hombre (en un apuesto gringo con ojos claros) y sale del agua en busca de una muchacha con la que poder reproducirse. Que la enamora y una vez ella cae en su hechizo se la lleva a las profundidades del río donde se convertirá en delfín y vivirá eternamente con él. Esta gente que vive bajo el agua se denominan los yakuruna, cuya etimología significa yaku: agua y runa: hombre.

También vimos delfines grises, con el que tuvimos más suerte a la hora de capturar una fotito ya que para el delfín rosado tuvimos que hacer capturas de pantalla para mostrarte algo…

delfín amazonas

Después de esta parada que habíamos hecho para deleitarnos emprendimos rumbo a una zona que René consideró idónea para el baño en el Amazonas.

Uno a uno los compañeros fueron desprendiéndose de sus ropas: Adrián, Edu, Ana y Javier tenían clarísimo que se iban a dar el chapuzón. Prado, estaba convencidísima de todo lo contrario así que cogió las cámaras y empezó a retratar el momento, y yo… bueno estaba que si sí que si no, me debatía entre la razón, que me decía, – es el Amazonas ahí tiene que haber de todo, y las ganas que me decían, – ahora o nunca!. 

Después de ver que no eran devorados por ningún bicho y que no se derretían en aquella agua turbia y marrón, me animé, me desvestí y me puse el obligado chaleco salvavidas.

La temperatura del agua era muy agradable, ni fría ni caliente. Eso si, muy oscura, solo veía mis extremidades cuando llegaban a la superficie. No entiendo como Adrián podía permitirse el lujo de cerrar los ojos y relajarse hasta casi dormirse…no, no se entiende.

Sentía pequeños toques que me hacía algún tipo de ser… preguntaba y nadie parecía sentir nada hasta que Ana confirmó que ella también sintió algo, así que con los 5 o 10 minutos que estuvimos en el agua a mi me fue suficiente y salí de allí como un resorte, espero que las propiedades beneficiosas que René asegura que tiene el Amazonas hayan dado tiempo de ser absorbidas por mi cuerpo…

baño en el amazonas

Al regresar al Lodge fuimos disfrutando muchísimo del paisaje, agua y verde, manglares, el sonido de las aves, el de los grillos, un espectáculo de la naturaleza.

Regresamos 45 minutos antes de que empezara el almuerzo así que una duchita rápida y a las 12:30 ya estábamos preparados para comer: pollo rebosado, ceviche, crema de papas con aceitunas y tortilla con lechuga rebosada. 

almuerzo buffet amazonas

El jet lag y lo poco que habíamos dormido nos tenía muertos así que tocaba una merecida siesta, hay que mantener las tradiciones donde quiera que uno esté… ¿o no?

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Responsable » Adrian Perez Santana. Finalidad » gestionar los comentarios. Legitimación » tu consentimiento. Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Lavenaviajera) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks. (https://raiolanetworks.es/aviso-legal/). Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies