Ámsterdam

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

En febrero de 2017 realizamos una escapada de 4 días a la ciudad del buen rollo “Ámsterdam”. Fuimos un grupo de 6 personas, 3 hermanos con sus respectivas parejas.

La temperatura media diaria era de unos 7 u 8 grados con alguna llovizna, nada que unos buenos abrigos, unos pasamontañas y unas cervecitas artesanales (rubias, morenas o negras) no pudieran remediar. Además, en el caso de los chicos si la cerveza bajaba y les pillaba en plena calle habían baños al aire libre.

baño callejero Ámsterdam

Para ser sincera, Ámsterdam es una ciudad que enamora, atrae por la arquitectura de sus edificios. Desde pequeña siempre quise ir, pero una vez que estás allí, te das cuenta que es mucho más, es gente amable y sonriente, con un aroma continuo a “maría” del que te terminas acostumbrando aunque ni te guste fumarla, donde la gente va a lo suyo y no importa si ves en plena ciudad a una chica en su bici dándose un paseo tranquilamente con la bata de estar por casa, o donde un individuo le da por colgarles unos testículos en la parte de atrás de su moto, es así, es simplemente el encanto de esta ciudad.

Ámsterdam

El “BUEN ROLLO” de su gente se trasmite desde que te bajas del avión (incluso antes puesto que ves como desconocidos entablan conversación siempre con sonrisas en sus rostros esperando a la apertura de las puertas del avión) hasta que te vuelves a subir.

En esta ciudad puedes disfrutar de anchos canales en los que pasear en barca, ver casas flotantes, o meterte en un coffe shops donde puedes ver gente con cara de estar viendo dragones, eso si, “tranquilitos”.

Nosotros compramos un queque de marihuana y nos lo repartimos entre todos, pequeñas porciones, nos lo comimos en un callejón, con poca luz, agazapados…falta de costumbre…  y nos subió, vaya que si nos subió, no vimos los dragones pero estábamos muy a gustos.

cake cannabies

La peculiaridad de su arquitectura, consiste en casitas pequeñitas y apretujadas, algunas se encuentran ligeramente inclinadas bien de lado como hacia adelante. Varias son las teorías y todas lógicas, unas indican que es porque se le ha ganado terreno al mar y por ello el paso del tiempo hace su efecto y las casas han cedido, otras que se debe a que a la hora de transportar muebles o cosas pesadas hasta la planta superior no se daña la fachada, de hecho no es de extrañar ver poleas en lo alto.

poleas amsterdam

Esta ciudad es considerada la capital mundial de las bicicletas por lo que es fácil verlas con los complementos y adornos más variopintos, como con sus carritos de remolque para transportar la compra, los niños o las mascotas. La impresión es que para un holandés cualquier actividad se puede hacer en este medio.

bicicletas amsterdam

Una curiosidad que pudimos presenciar es que en algunas salidas de metro en los laterales de las escaleras hay una especie de rampita para que las personas puedan apoyar la bici y deslizarla mientras la bajan o la suben.

En esta ciudad hay tanta libertad que se encuentra el Barrio Rojo. Consiste en varias calles que discurren a lo largo de los canales, con luminosos escaparates, donde hermosas mujeres se exhiben ejerciendo el trabajo mas antiguo del mundo. Consulté, y sí, hombres también hubieron, pero no tuvieron tanto éxito y actualmente no los hay.

barrio rojo amsterdam

Es una visita obligatoria para todo turista, por la zona te puedes encontrar con museos de la marihuana, museos de prostitución y espectáculos eróticos con sexo en vivo.

Otros atractivos que puedes encontrar por la zona son tiendas con tantos preservativos como te de la imaginación incluso más, tiendas donde ofertan collares con forma de vagina, o tiendas donde los juguetes eróticos son tan exagerados que… no, no se pueden llevar a casa.

barrio amsterdam

Dentro de las visitas que recomiendo están:

-El mercado de las flores: Yo me traje unos bulbos de tulipanes y pese a que logré que saliera la planta, no logré que saliera la flor y me quedé con las ganas de ver de qué color hubiera sido, puesto que traje bulbos variados. 

mercado flores amsterdam

-La Casa de Ana Frank: No es que sea espectacular en cuanto a decoración pero saber que se escondieron ahí y ver, por ejemplo, la biblioteca que escondía la puerta de la “casa de atrás” donde ella comenta en el libro que cada vez que jugaba y se echaba a correr se daba en la cabeza y ver que hay pelos de los visitantes, obviamente ya no quedarán de ella pero es un techo más bajo y ahí se ve. Si te gusta la historia, no te la puedes perder.

A parte del museo de Ana Frank, hay varios museos: museo Van Gogh, el Moco (las exposiciones que habían en ese momento eran de Banksy y Dalí), Rijksmuseum, Heineken experience, museo Casa de Rembrandt, etc, pero nosotros no entramos en ninguno más.

-El pueblo Zaanse Schans: Es como una maqueta donde se encuentran molinos de color verde y que si vas en primavera tendrá el extra de estar rodeado de coloridos tulipanes, que nosotros no vimos pero igualmente recomiendo. En este pueblo puedes ver gratuitamente cómo se hace el queso, del que podrás degustar, pero eso es algo que puedes hacer fácilmente por toda Ámsterdam. También puedes ver una demostración de cómo se elabora un sueco de madera, y cientos de ellos expuestos de diferentes tamaños y colores. También hay tiendas de souvenirs. Para llegar a este pueblito cogimos un tren en la Estación Central y por 7,50€ tuvimos la ida y la vuelta, la entrada al pueblo es gratuita.

pueblo zaan schans amsterdam

La Plaza Museumplein esta es la plaza que aparece en la fotos de todo viajero que visita Ámsterdam con las letras en grandes I AMSTERDAM. En esta plaza hay puestitos con pequeñas terrazas donde recargar fuerzas, sandwich, cafés, etc, y algunos souvenir. En las letras siempre hay gente, da igual el día o la hora, así que te voy a contar un “truco” que se le ocurrió a Dani, y que creo que debe conocer todo el que nos lee, el resto no porque si no dejaría de ser válido … Consiste en ponerse en el lado contrario, por la parte de atrás de las letras, ya que por esa parte nadie se pone a sacarse fotos, y si tienes la función en el móvil para girar la foto hazlo, si no, luego puedes girarla en el Photoshop, y ya tendrías tu fotito sin tanto intruso : )

plaza Museumplein amsterdam

La plaza Dam a la que se llega aunque sea de casualidad, puesto que está en el centro de la ciudad, (nosotros la vimos varias veces y llegando por diferentes caminos). En ella verás el Palacio Real, gente diversa ganándose la vida (un señor con su carruaje de caballos, un gaitero, gente disfrazada, etc). En esta plaza también se encuentra el museo de cera de Madame tussaud y el Monumento Nacional, en memoria de las víctimas de la Segunda Guerra Mundial. Por cierto, la plaza, además, está plagada de palomas a las que muchos de los visitantes les dan de comer y con las que se sacan fotos posadas en sus cuerpos sin ningún tipo de escrúpulos.

plaza dam amsterdam

Vondelpark, un parque público encantador con diferentes charcas y majestuosos árboles donde descansar después de largas caminatas. Nos llamó la atención un “monumento” que había para los objetos perdidos, con unas pinzas para el que se encuentre algo lo cuelgue.

vondelpark amsterdam

 

El mirador A’DAM Lookout, con unas vistas de 360º de la ciudad. Tiene unas vistas espectaculares de la misma, como todo mirador es recomendable asegurarse de la hora en la que anochece para poder ver el atardecer. Además, en la cima del edificio se encuentra el columpio mas elevado de Europa, me gusta la adrenalina pero eso de estar a esas alturas columpiándome por fuera del edificio… uff me daba subidón en el estómago solo viendo a la gente ahí arriba.  La entrada cuesta 12,50€, y si quieres columpiarte 5€.

En cuanto a la comida típica holandesa probamos poco, en concreto:

-Un plato de salmón ahumado con queso crema, aguacate, alcaparras y cebollín.

plato amsterdam

Stroopwafel, unas galletas que compramos en el lídel pero que también se compran recién hechas, riquísimas y económicas. Actualmente ya se pueden adquirir en el Mercadona, gracias globalización!

-La galleta de la famosa tienda Van Stapele Koekmakerij, un exquisito dulce, caliente y cremoso, que cuando lo recuerdas deseas poder tener el don de la teletrasportación, buenísima!.

-Un lugar curioso son los establecimientos donde la comida está expuesta dentro de una especie de buzones donde hay: hamburguesas, croquetas típicas, y comida empanada y frita, bastante económica. Metes el importe y te lo llevas calentito.

comida rápida Ámsterdam

Como he comentado probamos pocos sitios, aquí te dejo una carta que fotografiamos para que puedas hacerte una idea sobre lo que ofertan y sus precios, concretamente es del lunchcafé Singel 404.

carta Singel 404 Ámsterdam

Las tres X de Ámsterdam, al igual que la inclinación de los edificios, para el tema de las tres x que componen la bandera y que se encuentran por toda la ciudad existen varias teorías que explican su por qué. La que más cobra fuerza es la que indica que San Andrés, un apostol, fue crucificado en una cruz con forma de X.

triple x Ámsterdam

**Una anécdota que es tan flipante que no puedo dejar pasar, es que después de estar el día entero pateando la ciudad, con lo que paras para hacer las comidas y beber algo, perdimos una mochila. En ella llevábamos la cámara de fotos (doloroso, puesto que era la última noche del viaje y todas las fotos estaban ahí), la cartera y algún souvenir. Pues después del ataque de pánico y después de pensar, rebobinando llegamos a la conclusión de que en la parada anterior, (un bar donde nos sentamos 5 segundos y nos fuimos por no gustarnos el ambiente) unas tres horas antes de sentarnos en el bar donde bebimos, jugamos a las cartas y nos comimos una porción de “queque” , la habíamos dejado allí… Pues regresamos y… MAGIA, nos la estaba guardando un camarero, INTACTA. Por lo que solo puedo decir GRACIAS! fue emocionante, nos bajamos el corazón de la garganta y nos fuimos al hotel, así acabó nuestra ultima noche en Ámsterdam.**

Aquí un vídeo resumen de nuestra escapada en familia a Ámsterdam.

Y por aquí el vídeo de la pequeña evolución de uno de los bulbos de tulipán que compramos, y que el pobre sólo duró 1 mes y no llegamos a ver su flor…

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Responsable » Adrian Perez Santana. Finalidad » gestionar los comentarios. Legitimación » tu consentimiento. Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Lavenaviajera) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks. (https://raiolanetworks.es/aviso-legal/). Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies